¿Es la vida tan maravillosa? Comprender para superar el dolor.

La vida es maravillosa, a mi me encanta la vida. Sin embargo también trae muchos sinsabores.  L o mágico es saber manejar esos momentos, superarlos y seguir adelante con una sonrisa.

¿Cómo se consigue eso? Pues dependerá bastante de tu actitud, de tu cuan abierta tengas la mente y de tu comprensión de las circunstancias y situaciones. Y por supuesto de tu crecimiento espiritual.

Conseguir todo lo que he dicho en el párrafo anterior es cuestión de entrenamiento, de conocerte y empezar a comprender que la vida va mucho más allá de lo que nos enseñan.

La vida es maravillosa, SÍ, pero… ¿qué ocurre cuando llegan los sinsabores uno tras el otro? ¿Qué ocurre cuando tu pareja te deja, o cuando tú quieres dejar una relación de pareja y no te atreves?

¿Qué ocurre cuando te enfrentas a una enfermedad grave en ti o en alguien muy cercano, familiar, amigos…?
¿Qué ocurre cuando te despiden del trabajo?
¿Qué ocurre cuando pierdes a un hijo?
¿Qué ocurre cuando te sientes miserable?
¿Qué ocurre cuando la muerte se lleva a alguien que es importante para ti y quieres mucho?
¿Qué ocurre cuando parece que todo te sale “mal”?
¿Es entonces la vida tan maravillosa?
Te puedo decir que he pasado por casi todas las cosas que he señalado arriba y te puedo decir que me encanta vivir y me encanta disfrutar de las cositas de la vida.
Me encanta respirar.
Me encanta ver un amanecer y más todavía un anochecer, la puesta de sol.
Me encanta pasear.
Me encanta pasar tiempo conmigo a solas.
Me encantan otras muchas cosas.

He llorado mucho, he sufrido, he sentido el dolor en lo más profundo de mi ser y he vivido esos momentos difíciles intensamente, pero me encanta la VIDA.

A veces para COMPRENDER hay meterse en la cueva del lobo para exprimir hasta el último momento de desazón y SOLTAR. Esto ocurre sobre todo en las relaciones tortuosas.

La comprensión te libera y ayuda a soltar. Cuando indagas por tu interior, cuando revisas tus creencias, cuando estudias a los grandes maestros, cuando practicas la meditación, cuando empiezas a conocerte, amarte y respetarte… comienzas a entender y después a comprender. Este es un gran paso, tengo grandes habilidades guiando a mis alumnas y alumnos cuando deciden atravesar el bosque, me sé la ruta pues ya lo atravesé.

¿Sabes lo maravillosamente reconfortante que resulta el sentir felicidad sin motivo alguno?

Cuando llegas a entender que eres parte de un TODO sin fin y que ahora estás experimentando una vida humana con todo lo que ello conlleva puedes atravesar el dolor y superarlo, haciéndote más fuerte, tener más sabiduría y soltar el “yo soy” cambiándolo por el “YO SOY”.

Todos tenemos mucho que aprender, si dejas de aprender mueres en vida. Cada uno tiene su camino, su proceso, su estancamiento, sus delirios y su felicidad.

La muerte, a la que casi todo el mundo le tiene miedo, es un proceso natural de la vida. Sentimos un vacío tremendo cuando alguien de nuestra familia se va para no volver, sentimos un dolor agudo en el plexo solar, tenemos que entender que era su camino y tiene que seguir. Nosotros seguiremos aquí con la pena de saber que no le volveremos a ver.

Comprender que la persona que con la que vas a estar siempre eres tú, te impulsa a crear una relación contigo misma o contigo mismo desde otra visión, desde el amor, la ternura y el respeto.

Comienza desde hoy y antes podrás masticar y transmutar el dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *