Emociónate con la incertidumbre.

La incertidumbre desde otro punto de vista.

No tener miedo a la incertidumbre significa dejar atrás el ego y las limitaciones de la mente que nos atan a las acciones y resultados del mundo físico.

Cuando entiendes que eres algo mucho más allá de un cuerpo físico y una mente y que como individuo estás conectado a todos los ritmos del Universo dejas de sentir temor, ansiedad, añoranza, odio y duda. Vivir desde este nivel de conocimiento significa dejar atrás el ego y las limitaciones de la mente que te atan a las acciones y resultados del mundo físico (desapego).

La Vida es imprevisible, jamás podremos saber a ciencia cierta qué rumbo tomará la Vida. Puedes saber que si estás dentro de un círculo vicioso de circunstancias insatisfactorias y sigues haciendo lo mismo, más de lo mismo tendrás.

Pero si recurres a tu propia creatividad, todos somos seres creativos, puedes dar un salto cuántico, tu vida puede ser diferente de la noche a la mañana.

Estás íntimamente conectado al Universo donde se encuentran todas las posibilidades, el potencial ilimitado. Puedes topar con algo previsible o algo nuevo, pero la incertidumbre siempre estará ahí.

¿Lo mejor? Abrazar la incertidumbre, ¿por qué? Porque pase lo que pase en tu vida, todo está bien en tu mundo, y siempre podrás tomar nuevas decisiones, hacer nuevas elecciones  con intención y pasando a la acción para aproximarte cada vez más a la magia creadora que te llevará a tener una vida más a tu medida.

Todos sabemos que lo único de lo que podemos estar seguros es que un día abandonaremos este mundo, aún así no sabemos cuándo ni cómo.

Una de las artes en la que entreno a mis clientes es en el arte de la observación, realmente importante a la hora de tomar decisiones o hacer nuevas elecciones. ¿Por qué?

Porque lo que ocurre en el mundo físico, tus circunstancias son interpretadas a nivel de la mente, tu mente, que está condicionada por las experiencias, vivencias y recuerdos pasados.

La combinación de todo esto es lo que conocemos con el nombre de karma, estrechamente relacionado con la Ley Universal de Causa y Efecto.

El arte de la observación ocurre a nivel del alma. Observar como si estuvieras viendo una película es altamente poderoso para apelar a tu poder creativo y hacer nuevas elecciones que te llevan hacia una vida con más sentido. Conocerte bien, conocer los por qué y tener toda la información necesaria para crear una vida desde tu propia esencia individual de una manera holística y ecológica.

Esto es algo maravilloso, pero recuerda que la vida siempre te puede sorprender porque sencillamente en esencia es imprevisible, por tanto abraza la incertidumbre desde la convicción de que todo está bien en tu mundo. Y si crees que no, siempre tienes la capacidad de cambiarlo.

Es hora de comprender que la Vida es mágica y va mucho más allá de las apariencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *