Cómo salir de la energía del pasado

¿Rebobinas de vez en cuando o muy a menudo?

Sí, con las cosas que te han pasado. Eso, en la mayoría de los casos es desgastante en otros puede ser vigorizante.

En los casos desgastantes ¿de qué te sirve volver una y otra vez a ese lugar si no le sacas partido? Sí, a ese lugar porque conectas con un lugar en ti que está dolorido, entonces  si no haces algo para aprovechar esa energía y dar un gran salto ¿de qué te sirve sufrir de nuevo?

Esto se puede convertir en una adicción porque hay una parte de ti que se alimenta de ese pesar, ummm mala cosa.

Te ata energéticamente a esos nudos energéticos y los refuerza.

Verás, nudos energéticos son hilos que se enredan cual madeja de lana. Esos nudos te atan a las personas y a las circunstancias (siempre hay otra u otras personas por el medio).

¿Te ha pasado alguna vez que estás intentando algo y no te acaba de salir? Pones todo tu empeño, entregas todas tus ganas, todo tu esfuerzo, inviertes tu dinero, contactas con quien crees te puede echar un cable, prácticas la ley de la atracción… y nada de nada, no pasa lo que tiene que pasar.

¿Qué ocurre entonces? Que solo experimentas desesperación y frustración.

Sobre todo porque en vez de salir creas más nudos y te enredas sin remedio.

Es tal el dolor y la desesperanza que pierdes la fe, la confianza, te lamentas y hablas negativamente, con rencor y quizás hasta con odio. A pesar de ello te dices: “Yo soy una persona muy positiva”, “soy objetiva y me informo muy bien de todo”.

Pero en el fondo de tu corazón prevalece el dolor y piensas, hablas y actúas desde ese lugar, aunque creas que eres una persona muy positiva.

Hay un velo que oculta los detalles más importantes de esa positividad que hay en ti haciendo que prevalezca la rabia y la tristeza profunda.

Te puedo dar el paso a paso acertado que te lleva a implementar una serie de prácticas que te sacarían de ahí bien rápido, sin embargo te voy a dar una clave perfecta para que empieces a salir de ahí poco a poco y casi sin darte cuenta.

Verás, tienes que sintonizar energéticamente con otra parte de ti, sí, esa que desde algún lugar de tu subconsciente pone en tu mente racional la idea de que eres una persona positiva.

Una sintonización es una técnica energética que eleva la vibración de un individuo para alinearlo y conectarlo con una vibración específica de energía.

Entonces vas a poner el pasado en off, si te vienen pensamientos sobre ese momento de aquel tiempo te dices que ahora mismo estás en off con referencia a eso. ¡Pero hazlo!

Vas a seguir con tu día con normalidad, haciendo lo que haces siempre en un día normal para ti.

Dentro de ese día vas a encontrar tiempo para hacer cosas que te gustan, SÍ, que te gustan a TI.

No tienen por qué ser cosas que te lleven mucho tiempo. Por ejemplo a mi me encanta la música y me gusta bailar, cuando me veo en un momento de bloqueo, de rabia, de frustración o de embotamiento mental HAGO UN STOP, me pongo música y bailo mientras voy diciéndome: “Yo, Mercedes, soy una mujer ordenada, yo, Mercedes soy una mujer inteligente, Yo, Mercedes, amo la vida y todo lo que necesito saber ahora viene a mi”.

¿Qué dura una canción, 3 minutos, 5 minutos? Sin duda te mereces una paradita de 5 minutos en tu ajetreado día.

Con este simple ejercicio comenzarás a sintonizar tu vibración energética, con la vibración apropiada para ir saliendo de las garras del pasado. Irás deshaciendo los nudos energéticos que te mantienen en un círculo vicioso del que te cuesta salir.

Irás sacando a la luz con total claridad las cosas que tienes que resolver y cómo resolverlas. ¿Sabes por qué?

Porque al hacer algo que te gusta por simple que sea, estás siendo TÚ y a la vez conectando con tu Sabiduría Interna.

A mi me gusta bailar y escuchar música, a ti te puede gustar pintar, saltar, correr, caminar, hacer pulseritas, mirar mandalas, fotografía… Para solo 5 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *