9.- CUIDA TU AUTOESTIMA, 3 PASOS PARA EMPEZAR A AMARTE

El mundo está lleno de ruido, un ruido perfecto para, precisamente, que no escuches nada, ni siquiera a ti misma, a tu verdadero yo. Porque de seguro estás continuamente escuchando tus pensamientos llenos de ruidos externos que tú haces tuyos.

Se tú misma, atrévete a no ser un clon de ese mundanal ruido. ¿Puede haber algo más maravilloso que tener el coraje de ser tú misma y amarte tal y como eres?

¿A que nunca te dijeron que tienes identidad propia, que eres un ser único y especial? ¿A que nunca te enseñaron a amarte? ¿Cuántas veces te has sentido desdichada, sola, incomprendida, lastimada…? Siempre esperando algo de alguien.

Si tu interior está confuso, si tienes un vacío que no sabes cómo llenar, si haces tonterías de las que luego te avergüenzas por colmar ese vacío, si no te sientes plena, dime entonces ¿Qué es eso que sin palabras transmites a tus alumna/os?

Mujer, yo honro tu profesión de docente, puedes hacer maravillas, puedes llevar a esas futuras personas  adultas un sentido de la vida distinto al que ya conocen, ¡Despierta!

Tú  mejor que yo sabes cuántas personas dedicadas a la docencia se pasan el curso escolar de baja por depresión, o van a clase y dejan a los alumnos “a su bola”. ¿Qué repercusión tiene esto en los niños o adolescentes? De entrada, atrasos; de hecho, me ha tocado vivirlo de cerca.

Mi propia hija en tercero y cuarto de la E.S.O. tuvo profesores de matemáticas que se pasaron el año entrando y saliendo, sin prestar verdadera atención a sus alumnos. ¿Tú crees que estas personas se amaban a sí mismas y sentían pasión por su profesión?

Yo creo que no. Mi hija tiene un retraso de dos años en esta asignatura, y para recuperarlos va a una academia y además tiene una profesora una vez a la semana para ella sola porque, a pesar de todo, ha elegido bachillerato de Ciencias de la Salud, porque le encanta la Química y la Biología.

Para tener una vida sana tienes que tener una autoestima alta, y esto comienza con el respeto, la confianza y el amor a ti misma. Para cualquier profesión esto es fundamental, para la docencia es imperativo, más aún si te tocan alumnos conflictivos. Tu integridad y tu confianza  tienen que ser fuertes.

Trabajando la metodología de Louise L. Hay aprendí a amarme, y sé que no es fácil, yo no tuve guía directa de nadie lo conseguí practicando los ejercicios que ella recomienda. Tuve muchos altos y bajos, épocas en las que revoleaba los libros de rabia.

Pensaba que todo era mentira porque no me veía el avance y me impacientaba, sin embargo nunca abandoné y conseguí algo que anhelé desde que me leí su libro “Usted Puede Sanar su Vida” ser Hay Teacher y poder enseñar a otras personas.

Trabajé fuertemente los diez pasos que ella enseña para potenciar la autoestima y comenzar a amarte, hoy te dejo tres de ellos para que te animes y no demores ni un minuto empezar a practicarlos.

  1. Deja de criticarte

Desgraciadamente criticar y chismorrear está a la orden del día en cualquier reunión, sea ésta del tipo que sea; dígase reunión de trabajo, una charla con amigas, la cola del supermercado…

Y por supuesto está el criticarte a ti misma, ese monólogo interno que no deja títere con cabeza. Siempre encuentras algo que reprocharte y comienza:”Eres tonta” “Soy un desastre” “Soy un desastre y medio” Soy una floja”, “No valgo para nada” “Soy una estúpida” “Nadie me escucha porque solo digo tonterías”.

Luego te conviertes en la víctima: “Nadie me comprende” “Nadie entiende mi punto de vista” “No le importo a nadie”…

Deja ya de criticarte, obsérvate, valórate, cuando creas que te has equivocado enfócate en lo que has aprendido con ese fallo,  concédete palabras de apoyo diciéndote que la próxima vez lo harás mucho mejor.

Cuando te sorprendas criticándote, corrige lo que sea que te hayas dicho con una frase de aliento y de apoyo.

  1. Deja de asustarte a ti misma

 ¿Cuántas veces te has sorprendido pensando cosas catastróficas?  Cuando tienes algo que resolver, ¿Cuánta negatividad creas con referencia a eso? Haces de un grano de arena una montaña, creas tus propios miedos.

Esto suele darse cuando te encuentras enferma, cuando has quedado con alguien y no aparece o no llama; empiezas a pensar lo peor, con el trabajo si escuchas cualquier comentario lo primero que piensas es que te van a despedir.

Todos esos pensamientos negativos con los que te asustas y te haces sufrir son afirmaciones negativas que a veces toman forma en el mundo real, combate eso rápidamente con afirmaciones positivas.

Haz lo que tengas que hacer para solucionar tus asuntos y destierra cualquier pensamiento doloroso o negativo, acostúmbrate a desterrarlos con ideas positivas y enriquecedoras. Luego, actuar de esta manera será algo natural para ti.

  1. Se amable, cariñosa y paciente contigo misma

Como ya he mencionado, algo que atrasó mi avance fue la impaciencia. La impaciencia es una resistencia a aprender, así que cuando comiences tu trabajo interior para cambiar pautas y empezar a amarte, valorarte, respetarte, sé amable y paciente contigo misma.

La paciencia es poderosa, cultívala, huye de la gratificación inmediata pues es fugaz y finalmente no sirve para nada. Disfruta mientras recorres el camino, observa cómo poco a poco tus hábitos cambian para mejor y vas sintiéndote poderosa y valiente.

Es normal equivocarse cuando se está aprendiendo, y quien no comete ningún error, no aprende. Las cosas no cambian de repente, no te des por vencida y practica, a la larga te alegrarás y te sentirás orgullosa de ti misma.

 

Un comentario sobre “9.- CUIDA TU AUTOESTIMA, 3 PASOS PARA EMPEZAR A AMARTE

  1. rosa dice:

    Hola…
    Para empezar solo tengo tres palabras, ¡ESTO ES GENIAL!…
    Por que esperar que alguien te diga lo guapa que eres, lo bien que estas, lo que haces las cosas o por ejemplo lo maravillosa que eres en un conjunto. Si es asi. Cuando tu te sientes guapa precisamente ese dia es el que mas personas te lo dicen y asi con todo.
    Es verdad, que cuando tu le dedicas una sonrisa a la vida la vida te la devuelve, y con creces.
    Yo hoy he empezado sonriendome a mi misma. Y me ha sentado muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *